FANDOM


Nerwi, Grenda y Zen estaban a la espera de noticias por parte de Pyros. Aún no había encontrado nada, y el tiempo apremiaba. La información sobre Ils Mancantes debía de estar muy bien oculta y clasificada, de forma que su acceso parecía, como mínimo, imposible.

Pese a todo, ellos seguían con su rutina habitual, sin bajar la guardia, pero, al fin y al cabo, algo relajados. No habían tenido ninguna noticia de aquellos Duelistas en una semana entera. Nick había sido un duro adversario, y Nerwi temía enfrentarse a alguien más poderoso que él. Temía especialmente a Ira.

Ira era famoso por su mala sangre y su gusto por la venganza. Siempre que podía hacer sufrir a sus Adversarios, lo hacía con gusto. Había demostrado su poder derrotando al mismísimo Úzaho ejecutando su Avenger-Combo. Al menos, así se le llamaba a su estrategia.

Una semana de calma era tanto suficiente como insuficiente. Ninguno de los Cinco Reyes de la Escuela estaba preparado para un ataque sorpresa.

Odoportar estaba en un museo, Latepers en una peluquería, Úzaho estaba con Chima en un parque de atracciones y Nerwi estaba volviendo a casa después de ir de vuelta al Instituto para enfrentarse a Duelistas novatos que querían derrotar a un Rey de la Escuela (siempre escogían a Nerwi porque les parecía el más débil, pero perdían de igual modo).

Odoportar fue sorprendido por un hombre en la sección dedicada al océano, Latepers chocó con un repartidor que acababa de llevar una secadora nueva, Chima y Úzaho fueron conducidos por un misterioso trabajador a una instalación secreta en la Casa de los Misterios y Nerwi se fijó en una mujer que llevaba un ramo con distintas flores que se dirigía hacia él.

--En el Museo--

-Ha pasado una semana Odoportar, ¿te acuerdas de mí o esa memoria de mosquito no da para tanto?

-¡Tú otra vez! ¡Sentirás en tus carnes el temible poder de mis Invasores Insecto!


--En la Peluquería--

-Vaya, la agradable Latepers otra vez. Espero que no te importe el hecho de que no me dejas otra opción más que enfrentarme a ti. Necesito conservar mi puesto, ya sabes.

-No creas que por estar yo sola podrás vencerme más fácilmente. No serás más que otro maldito con poder que perdió contra los Selladores del Prohibido.


--En el Parque de Atracciones--

-Gracias por acompañarme hasta aquí, estimados visitantes. Ahora, les aconsejaría rendirse antes de que puedan salir malparados.

-¿De qué estás hablando?-preguntó Chima.

-Parece que no te ha costado nada atraerles, Thomas- dijo un hombre que se acercaba a ellos.

-¿¡Quiénes sois vosotros!?- bramó Úzaho con rapidez.

-Thomas Leyger, abogado.

-Yo soy Nick, un Duelista Mercenario.

-No tenéis posibilidades contra nosotros- les interrumpió Úzaho - . Somos superiores tanto en fuerza como en estrategias.

-Nadie dijo que fuésemos a luchar por parejas- sonrió Nick.

-¿¡Cómo dices!?

La habitación comenzó a remodelarse a gran velocidad, de forma que Chima y Úzaho fueron separados, dejando a Nick contra Chima y a Thomas contra Úzaho.

-Sé que los duelos no son tu especialidad, pero piensa que si no hacemos esto nos aplastarán.

-Lo entiendo perfectamente.

-No sé qué tramáis, pero veo que tenéis sobre vosotros un Mal Presagio- dijo Úzaho mostrando sus ganas de aplastarlos.

-Estaré separada, pero no por ello te creas superior, estúpido Mercenario- insultó Chima revelando su enfado.

-¡Sorprendente! ¡Tan débil e indefensa pero tan agresiva! Supongo que por eso has conseguido tu prestigioso título. Úzaho cayó contra Ira, y los cuatro que quedáis perderéis contra nosotros- decía Nick divertido, mostrando una faceta más cruel que la que mostró con Nerwi. Se veía seguro de sí mismo, como si supiera que su victoria estaba asegurada.

-Si tan seguro estás de eso, permíteme probar mi Poder Mental contigo.


--En el camino a la Escuela--

-Tú debes de ser Nerwi- le preguntó la mujer, que no dejaba de mimar las flores de su ramo.

-¿Cómo sabes quién soy?- dijo Nerwi, respondiendo con otra pregunta.

-Mi nombre es Amapola Campos- respondió ignorando la pregunta del joven.

-¿Podrías responder a mi pregunta?

-Amapola, creo que quiere preguntarte algo que no debe saber- comentó una mujer que estaba cerca suya.

-Anna, no deberías hablar tanto- le regañó Amapola.

Anna llevaba un maletín que a Nerwi le sonaba. Mientras las dos discutían, se pusó a pensar en ello. De repente, tuvo un flash: era clavadito al maletín que llevaba Thomas cuando se encontraron con él y con Nick siete días antes.

-¡Nerwi!

Nerwi se dió la vuelta. Grenda y Zen iban corriendo a dónde el estaba.

-¡Alejaos!- gritaba Nerwi - ¡Son compañeras de Nick y de Thomas!

Los chicos se quedaron impresionados. Tanto, que pararon su carrera en seco. Amapola se había dado por aludida y se equipó con su Disco de Duelo mientras Anna se extrañaba de tal reacción, ya que no había oído a Nerwi.

-Niño, no nos dejas otra opción. Vosotros nos podéis causar muchos problemas, así que me reservaré el honor de derrotarte.

-Tu compañero no pudo. ¿Qué te hace pensar que tú podrás?

-Nick está sobreestimado. Yo te mostraré que entre los cuatro podemos venceros.

-Está bien. Me enrentaré a ti para mostrarte lo equivocada que estás, y que los Cinco reyes de la Escuela no perderemos contra gente como vosotros.

Nerwi detestaba totalmente presumir de cargo, ya que él sabía que los Títulos son inútiles a la hora de la verdad. Aún así, no le quedaba otra opción. Quería presionar a su adversario. Hacer que se sintiera incómoda. De esa forma, los vacíos de su estrategia serían más visibles y podría aprovecharlos mejor.

-¡DUELO!-


Continuará en el próximo episodio.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.